jueves, 25 de enero de 2018


FUE LA CIUDAD DE ORIZABA LA CUNA DEL FUTBOL MEXICANO

Por Carlos F.Ramírez


A lo largo de varias décadas tuve la oportunidad de conocer, ser amigo – y, sobre todo, de platicar ampliamente – con pioneros del fútbol mexicano.  Interesado como estuve desde niño en el más sencillo deporte que existe (el fútbol asociación desde luego) me fascinó jugarlo, conocer su historia y sobre todo escuchar a quienes lo recordaban y podían contarme, quienes sí lo vivieron, el inicio y cimentación del fútbol en México.

 Posiblemente quien más me enseñó sobre esa historia fue uno de los pioneros, Don Percy Clifford.  Fue quien me recordó y demostró que el “football association” mexicano nació en la provincia y no en la Capital; con más exactitud en el estado de Veracruz y en Puebla.   Curiosamente la primera pelota del “football association” que se pateó en un juego organizado fue en Orizaba, Veracruz.  Pronto se extendió a Puebla y en la medida que los británicos siguieron arribando acudiendo al llamado del presidente Porfirio Díaz para ayudar a la “modernización” de la economía del País, traían consigo una pelota de fútbol.  Pronto su deporte comenzó a jugarse en la Capital.

El 20 de marzo de 1894 se fundó el primer club de fútbol de la Capital mexicana. Y si el lector no quiere creerme, el club todavía existe aun cuando no ha estado activo en el fútbol mayor por mucho tiempo.  Se trata del REFORMA ATHLETIC CLUB, que, además, promovió la celebración de la primera liga de México.

Siempre me ha extrañado que no se celebre de alguna manera la llegada a nuestro País, del que es sin duda el deporte más popular del mundo y que igualmente lo es en México.  Alguna vez platiqué sobre el particular con mi buen amigo Guillermo
Cañedo (q.e.p.d.).  Me decía que había personas en la Federación que no querían hacerlo por absurdas posturas de “nacionalismo”.  Desde entonces le comenté que era increíble, más bien, que el fútbol estuviera dirigido por personas con poca visión histórica. 

Lo que sí es un hecho es que los ingleses que trabajaban en México durante el Porfiriato, organizaron la primera liga.  Para entonces los británicos habían formado clubes en Veracruz, Orizaba, Puebla y Pachuca.  Fue cuestión de poco tiempo en que fundaron la primera Liga de Football Association de México en Julio de 1902 y se celebró el primer torneo y llevado el fútbol a la Capital del País a través del Reforma Athletic Club y el Pachuca Athletic Club.

Y para que ustedes tengan los detalles de esa primera liga jugada del 12 de octubre al 15 de diciembre de 1902, les damos la tabla final de posiciones:

                                                                       JJ   JG   JE   JP   GF   GEC   Ptos.
CAMPEON, Orizaba Athletic Club, . . .        4     3      1     0       5       2        7
            2o.     Reforma Athletic Club. . . .     4     2      2     0       8       5        6
            3o.     British Club . . . . . . . . . . . ..     4     2      0     2       7       3        4
            4o. Pachuca Athletic Club. . . . . .      4     0      2     2        3      7        2
            5o. México Cricket Club . . . . . . .      4     0      1     3        3       9       1

 Y para la historia estos fueron los jugadores del equipo campeón:  Duncan McComish (además entrenador); Joseph Lowe, Thomas Hanghey; Lewis Hattirton,
David Donajke, Bryan Kennell; Aloysious Stinghell, Thomas Parkinson y
Leonard Hardvaker, Stephen Large, John Hogg, Thomas Hogg y Peter Lowe.


El líder individual de goleo fue John Hogg (Orizaba) con 5 goles.


jueves, 14 de diciembre de 2017

MENTE SANA, EN CUERPO SANO, FRASE QUE SE HA IDO BORRANDO DEL DEPORTE

Por Carlos F.Ramírez

Hablemos un poco sobre el deporte profesional y en específico sobre el fútbol.  Ese deporte que se practicaba en el mundo desde hace casi dos siglos, y que lamentablemente lleva ya las últimas décadas afectándose gradualmente: sufre la metamorfosis de que un sencillo deporte internacional, saludable actividad para la juventud, se ha convertido en tremendo negocio de materialismo y política.  Cada día desaparece el romanticismo que originalmente rodeó la práctica de una actividad que, nosotros los “veteranos”, recordamos se consideraba en nuestra juventud como un medio de educación y salud para la juventud. 

Como yo, otros “románticos del deporte” (mente sana en cuerpo sano, era nuestro lema), hemos sentido, tristemente, el excesivo materialismo, que gradualmente se ha ido apoderando mundialmente de nuestro deporte; y ello tiende a afectar en mucho la antigua filosofía griega del deporte: “Mens Sana in Corpore Sano”, ¿se acuerdan ustedes?

Aclaro que no estoy en contra de que en forma limpia y legal sea el fútbol un negocio (en el mundo materialista en que vivimos, tenía que ocurrir tarde o temprano).  Lo que me molesta es que la niñez y la juventud, que siempre necesitarán educación, crecen pensando que lo único que importa en la práctica del deporte, es el dinero. Recuerdo que perder un partido en mis tiempos juveniles, era triste pero siempre, habiendo ganado o perdido, solíamos felicitar a los rivales.  Dicho de otra forma, vivíamos la realidad que el deporte es solo un enfrentamiento limpio entre seres humanos; que ganar es solo la consecuencia de que un equipo jugó “un poco” mejor que sus rivales; por eso vencedores o derrotados, solíamos felicitar al rival.

Si usted lector piensa que estas son ideas “anticuadas”, deje de leer por favor.
El deporte organizado vino desde hace siglos de los griegos.  Lo consideraban ejercicio físico y mental; se allí la frase multi mencionada “Mens Sana in Corpore Sano” que creo es la frase “bíblica”, el “Génesis” del deporte organizado. El triunfo o la derrota son circunstanciales, igual que ocurre en la vida humana, donde como dice la frase, “no siempre se gana, ni siempre se pierde”; creo que el fútbol o beisbol o cualquier deporte son actividades para conservar la salud, no solo la “salud física” sino para tener salud mental al mismo tiempo.

Todo esto lo escribo porque el deporte en general, hoy en día está convirtiéndose no en lo que los griegos predicaban, sino en lo que demasiados entrenadores del mundo están usando como estímulo al joven deportista:  encima de todo, hay que ganar por la importancia del dinero o la fama política.  Se ha olvidado que los griegos crearon los Juegos Olímpicos con el lema que ya mencioné antes: “Mente Sana en Cuerpo Sano”; tristemente en nuestros tiempos hay demasiadas organizaciones y entrenadores, que van en contra del concepto de que lo importante no es ganar sino competir con todo lo que puedas dar; hay excepciones, pero abundan entrenadores que solo piensan en el dinero que ganarán si su pupilo gana un evento olímpico.
Algunos entrenadores o directivos universitarios están equivocados si creen que la fama y el dinero inspiraron esa frase olímpica de los griegos. Ella no se refiere a que hay que ganar todos los eventos posibles, y así no solo tener fama, sino ganar mucho dinero.   Y menos si eso se logra violando reglamentos en la preparación o tretas para que los pupilos ganen fama y dinero de apuestas.

Y no sólo hablo de futbol, también los Juegos Olímpicos están cada vez más sufriendo del materialismo, no solo lo relacionado con el dinero que los organizadores ganan, sino por los negocios que logran los fabricantes de ropa y equipo deportivo. 

Vuelvo a aclarar:  no estoy en contra de que los fabricantes de ropa y equipo vendan su producto; me refiero a que generalmente esto ocurre porque eligen a quienes han tenido mejor preparación física gracias a que sus países tienen negocios importantes de equipo atlético o productos populares.  Hay evidencia de que esas empresas de fuerza comercial mundial, invierten mucho dinero en la preparación de los atletas que les convienen, comercialmente hablando. 

Así, contrasta la preparación de atletas olímpicos de países de economía pobre con la de países económicamente poderosos.  En el momento en que los organizadores de ese evento ignoran esa diferencia injusta (desde el punto de vista deportivo) será muy difícil creer que la competencia de los Juegos Olímpicos es deportiva, imparcial y al alcance de toda la juventud del mundo.

Por eso, tristemente, los “modernos” Juegos Olímpicos comenzaron desde hace mucho tiempo (décadas) alejándose de su origen.  Cuando por vez primera los   griegos los organizaron, dijeron que serían “competir por el deporte mismo” o sea 
dando a todos los competidores la misma posibilidad del triunfo, basado en su preparación y habilidades; ganar sin importar su origen, raza o ventajas materiales.


Antes de que los Juegos Olímpicos comenzaran, no existía lo del país millonario y el país pobre.  Hoy en día ese concepto de competencia justa es imposible de lograr si las naciones más poderosas, económicamente hablando, tienen la ventaja de poder contratar entrenadores expertos; esto viola el concepto del “deporte por el deporte mismo” Y establece la inutilidad de competencia justa, cuando compiten juntos a “quienes juegan por la paga, contra los que pagan por jugar”.  Esto lo dice todo sobre la actual injusticia del deporte profesional en general y de los Juegos Olímpicos en particular.   Y me pregunto, ¿Cómo lo resolvemos?

Los Juegos Olímpicos de la antigüedad en Grecia eran justos.

viernes, 10 de noviembre de 2017

EN LA FIFA, TARDE O TEMPRANO LA VERDAD SALE A FLOTE

Por Carlos F.Ramírez

Mis padres y abuelos solían decirme que “tarde o temprano, la verdad y la honestidad triunfan, aun en un mundo lleno de expertos en hacer trampa y chicanerías”. Tristemente, la vida me ha enseñado que esas sabias palabras tarde o temprano, ocurren en la realidad.
           
            Hoy me refiero a la acción civil que ha comenzado en tribunales de Estados Unidos contra quienes manejaron (y aparentemente siguen manejando), los intereses de FIFA y del futbol mundial.  Acabo de leer un   documento de 42 páginas que reporta 92 diferentes actos negativos, que suman más de 200 millones de francos, obtenidos por gente que manejó FIFA en los últimos tiempos.

            Veinticuatro de los acusados han admitido culpa, y esperan de los tribunales el castigo que recibirán.  Hay un número no definido que ha negado los cargos; y 15 han evadido el castigo hasta ahora, entre ellos gente del futbol Sudamericano como Leoz, Teixeira y Del Nero.

Desde luego varía el nivel de responsabilidad, como ocurre con el triunvirato que manipuló FIFA al final: en el centro de todo están Sepp Blatter, presidente y Jerome Walcke, secretario.  Ellos son el centro de todo, y aunque están libres, esperan su castigo; (hay un tercero que escapó del escándalo por haber aceptado su culpa a tiempo:  el francés Michel Platini)…

            Un cuarteto acusado de corrupción y fraude estaba (ahora son tres) en la “lista de espera”:  José María Marín, escondido en la “Torre Trump” de Nueva York; el sucesor de Leoz, Juan Angel Napout que vive en Florida; y el peruano Manuel Buergo.   El cuarto, que se salvó (por haber muerto luego de haber confesado su culpa), fue Chuck Blazer.

            Los verdaderos aficionados al fútbol (incluyendo directivos honestos) deben
ver hacia delante, ser positivos, elegir gente honesta que dirija el fútbol; pero exigiendo que ahora si, funcione la “escoba” que acabe de limpiar todo lo negativo que se ha ido filtrando en el fútbol mundial desde hace poco más de tres décadas.  Quienes amamos nuestro deporte, sentimos esa “filtración”; tristemente, poco hicimos para detener el mal a tiempo.  Que sea una lección para quienes vemos el fútbol, no solo como negocio sino como diversión de multitudes; y sobre todo “escuela” de niños y jóvenes; cuidemos que en el futuro siga siendo una diversión pública: un deporte que sin dejar de ser negocio sea manejado con toda limpieza y  responsabilidad.       


            Y no olvidemos que la mejor limpieza comienza en terreno propio más que en terreno de otros…

miércoles, 20 de septiembre de 2017

INICIA LA CUENTA REGRESIVA PARA EL JUICIO A LA FIFA EN ESTADOS UNIDOS

Por Carlos F.Ramírez


Cuando hace algunos meses se derrumbó la vieja torre de FIFA, quienes criticamos la forma como se había manejado el futbol mundial (era Havelange & Blatter), pensamos que las cosas cambiarían.  En realidad, confieso que mi primera reacción fue “quien quiera que sea el nuevo “jefe”, no puede ser peor que los de antes”.  Y que consté que lo dije con un agregado: “ya veremos”.

Cuando en 2015 la policía suiza arrestó a varios miembros del grupo ejecutivo de FIFA – que culminó con el adiós de Sepp Blatter al fútbol, -pensé que finalmente, el dos veces antes derrotado candidato, el Príncipe de Jordania, Alí bin al-Hussein, llenaría sus justas aspiraciones el puesto.

Recuerdo una larga conversación con periodistas europeos durante el Mundial de Brasil.  Insistieron que el candidato ideal para suplir al tambaleante Blatter era precisamente un príncipe jordano, Alí Bin Hussein quien en ese Mundial y ganó admiración la belleza, simpatía y agradable estilo, de su hermana, la Princesa Haya bint al-Hussein.    Uno de los colegas franceses dijo sonriendo, “entre otras cosas, este príncipe tiene una hermana, la Princesa Haya que se ve mejor que Blatter”
Pues bien, después del evidente fracaso y despedida del esbirro de Havelange, lo suplieron en febrero 2016, con un abogado suizo, Gianni Infantino, en vez del joven príncipe de Jordania. 

Me choca quienes dicen “se los dije”; pero sí platiqué unos minutos con Infantino, gente amable y decente; pero mi vieja nariz me hizo oler que no era la persona indicada para enfrentar y curar el desastre que dejaron el dueto Havelange-Blatter.  Pensé que era demasiado “caballero” para limpiar la “Cueva FIFA”.

Son numerosos los problemas que siguen ensuciando la imagen de FIFA.  No   
olvidemos que Infantino “se formó” trabajando bajo las órdenes de Michel Platini en el fútbol europeo; desde el principio fue criticado: problemas creados por su estilo de trabajar; acusado de haber usado dinero de FIFA para rentar un avión privado; y que junto con su Secretario trataron de influir en la elección de Ali bin al-Hussein de Jordania, su candidato para dirigir el futbol asiático (quien a su vez había perdido en 2015 y 2016 la votación para Presidente de FIFA). ¡Política!

Por si fuera poco, Infantino sorprendió despidiendo a Maduro en mayo de ese año,
lo que provocó como protesta, la renuncia entre otros, de Navi Pillay famoso juez y ex-Alto Comisionado de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. En su carta de renuncia, mencionó que “me voy porque los líderes de FIFA han violado las normas y estándares de una conducta honesta”.

 Las autoridades de Estados Unidos siguen investigando violaciones de todo tipo
por parte del fútbol mundial.  A la vez, en Europa investigan autoridades Suizas y Francesas, la decisión absurda y controversial del por qué y “de a cómo no” dieron la sede de los Mundiales de 2018 y 2022 a Rusia y Qatar.


En noviembre de este año, en la ciudad de Nueva York comenzará la investigación sobre casos de corrupción en el fútbol mundial.  Hay acusaciones a 40 diferentes personas y entidades; esto incluye a directivos responsables de las dos federaciones de las Américas.  En abril del próximo año, le tocará a Asia, donde ya se sabe que hay un individuo que se declaró culpable de haber recibido un millón de dólares para apoyar candidaturas de directivos.  ¿Cuántos de ellos son de los muy conocidos?  Pronto lo sabremos… ¡Qué pena para los que queremos al fútbol!
Infantino


viernes, 8 de septiembre de 2017

MENTE SANA EN CUERPO SANO YA ES COSA DEL PASADO

Por Carlos F.Ramírez

Durante mucho tiempo, el deporte internacional se distinguió por eventos bien organizados, legales, netamente deportivos.  El sueño del deporte por el deporte mismo se ha ido esfumando en la medida que los mercaderes se han introducido en ese mundo que nosotros, los que siempre hemos visto el deporte como una manera de educar a la juventud, identificamos como limpio entretenimiento.   
Claro que ha sido más fácil ensuciar al deporte profesional.  Después de todo, porque abiertamente ese tipo de competencia "deportiva" fue invadida desde hace varias décadas por mercaderes cuyo único interés ha sido siempre exprimir deporte que era antes de aficionados y convertirlo en lograr todos los ingresos económicos posibles, sin importar el valor social de una sana actividad "amateur".  
El lector sabe que en casi todos los deportes la palabra "profesional" esta íntimamente ligada al dinero.  No hay mucho lugar para eso de "el deporte por el deporte mismo", concepto que gradualmente ha ido despareciendo (casi totalmente) del sueño del niño o joven que buscaban solo destacar en su deporte favorito, aprendiendo cómo jugarlo mejor, respetando las reglas del juego y viéndolo como diversión sana.  Pero alguien invento la palabra "profesionalizar", que para demasiada gente quiere decir (lamentablemente) que el dinero es más importante que la salud mental y física que da el deporte.  
 Las consecuencias de ese enfoque materialista, comenzaron a sentirse desde hace medio siglo; pero en la medida en que el interés por el deporte creció mundialmente, lo han convertido no en torneos deportivos para sano desarrollo de la juventud, sino en negocio para venderlo a "patrocinadores", medios de comunicación y comerciantes de todo lo que puede venderse en el deporte.
Es ya difícil encontrar una liga o un torneo nacional o internacional, que no tenga como objetivo principal el dinero.  Y como ocurre con ese punto de vista, la inmoralidad guía a dueños de equipos, comerciantes que se anuncian, etc. a demostrar (algunos sin darse cuenta) que lo único que les interesa es el dinero y no el deporte por el deporte mismo.
Tristemente esto incluye también a algunos de los protagonistas (entrenadores, jugadores); y lo que más me asusta es que esa situación se está viendo como algo natural; está educando o provocando a niños y jóvenes a pensar que la práctica del deporte solo debe interesar por el dinero que puedes ganar.  Queda en segundo término el valor de practicar una actividad sana para la mente y el cuerpo. Como decía románticamente el casi olvidado lema de los Juegos Olímpicos y el deporte de aficionados: "Mente Sana en Cuerpo Sano".
Sabemos que en deportes comercializados como el futbol esa situación tiene ya décadas de existir (Aunque, cuando menos, hay futbol de aficionados más o menos separado del profesional) Y hay escuelas que fomentan el deporte entre sus estudiantes, vigilando que el dinero no sea la razón por la cual los competidores se cuidan y entregan en los partidos.
Pero...gradualmente se han ido perdiendo algunas de las manifestaciones deportivas que solían estar basadas en el concepto de "mente sana en cuerpo sano". como el futbol infantil y juvenil, los Juegos Olímpicos, etc.; en algunos de los deportes ha entrado el concepto de "a cómo no", traído por mercaderes del deporte, que lo usan solo para sus fines comerciales de anunciar el consumo de productos de todo tipo; eso ha hecho que los torneos sean ahora financiados por quienes usan el deporte como medio para vender productos no siempre de salud pública. Y claro encuentran medios de información que, como los anunciantes, solo ven el deporte como medio para vender productos de todo tipo (algunos de ellos disfrazados como si fueran necesarios para la salud)..
No estoy solo en mi inquietud por el futuro del deporte por el deporte mismo.  Padres o simplemente ciudadanos, están ya alarmados que esa actitud de "¿a cómo no?" esté influyendo en la mente de niños y jóvenes que compiten en campeonatos locales y mundiales.
No recuerdo en mi juventud que esto ocurriera, (al menos no con el cinismo de hoy en día). La juventud de hoy está siendo "alimentada" con el concepto de "tanto vales, como tanto dinero ganes compitiendo en el deporte"; actitud cínica que cada vez más aparece en torneos internacionales deportivos del mundo, desde Juegos Olímpicos a campeonatos mundiales de deportes; provocadas por ciertas marcas comerciales, que ligan el valor de sus productos con el éxito total de un competidor; para ellos es un chiste eso que justificó en su origen a los Juegos Olímpicos: "Mente Sana en Cuerpo Sano".

Si, tristemente el deporte se ha convertido en atentado contra la educación sana de la juventud.  Sería bueno que quienes están en el negocio deportivo, pensaran (aunque sea de vez en cuando), que tanto daño hace la comercialización absurda y engañosa del deporte, sobre todo a niños y jóvenes (si los tienen) a sus propios hijos, al anunciarlo equivocadamente ligado a ciertos productos medicinales.

viernes, 14 de julio de 2017

HA MUERTO CHUCK BLAZER, ARTÍFICE IMPORTANTE DE LA CORRUPCIÓN EN FIFA Y TAMBIÉN DE DESENMASCARARLA

Por Carlos F.Ramírez


Era un individuo a quien conocí muy de cerca desde que un periodista de los EE. UU. me lo presentó durante el “histórico” Mundial de 1990 en Italia; “histórico” sí, porque allí comenzó el reinado FIFA del equipo Havelange-Blatter que escribiría tan triste historia del fútbol mundial y culminaría con el derrumbe total de un organismo que francamente, merecía mejor suerte.

No hice amistad con Chuck Blazer, que es de quien hablo, aunque si hablé con él más de una vez.  Una de esas fue durante el tiempo que estuve en San Diego, en los noventas; me lo presentó Guillermo Cañedo (q.e.p.d.) durante un torneo FIFA de la Zona Norte Americana.  Era un tipo pintoresco, parlanchín; ya para entonces tenía fama de ser un buen manipulador de la gente del fútbol estadounidense; y era del “equipo Havelange-Blatter”.  Era evidente que tenía influencia con ellos; después de simpatizar con la característica del gobierno FIFA de entonces.

Nadie duda que Blazer tuvo enorme influencia en el desarrollo del fútbol de Concacaf, en el período 1990 a 2011; especialmente cuando formó parte del comité ejecutivo de FIFA; pero sobre todo entre 1997 y 2013, cuando esa institución no se distinguió precisamente por funcionar con ética.

Es imposible aceptar su idea de “ética”:  después de confesarse culpable de todos los cargos, devolvió casi 2 millones de dólares obviamente mal habidos, y cooperó con las autoridades como testigo de los fraudes.  Su intervención permitió a las autoridades detectar fraudes de más de 40 individuos y empresas ligadas con el fraude del fútbol, sobre todo en las zonas Centro y Sud Americanas; su carrera como directivo de FIFA lo muestra como persona que gustaba del “buen vivir”; se ganó el apodo de “Mister 10%”, porque como Directivo de FIFA eso es lo que cobraba por apoyar proyectos de directivos de las zonas Norte, Centro y
Sud América del fútbol. 

Las autoridades que investigaron el funcionamiento de FIFA, encontraron que Blazer estuvo involucrado,  entre otros casos ilegales: venta de boletos de las Copas del Mundo; cientos de miles de dólares que recibió por apoyar el desarrollo del torneo  “Copa de Oro” ; y  750,000 dólares para comprar votos que ayudaron a darle a Sud África la sede del Mundial de 2010.

 Alguno de mis amables lectores me dijo no hace mucho, que yo exageraba en mis críticas al fútbol y la FIFA del período Havelange-Blatter.  Ahora habiendo abierto la cloaca, me temo que me quedé corto en mis críticas.  Que el futuro sea diferente, rogamos al Creador.

 Por lo pronto, Chuck Blazer, arrepentido o no, descansa en paz.

Resultado de imagen para chuck blazer
Blazer y Blatter en los buenos tiempos.


martes, 4 de julio de 2017

TIEMPOS DIFÍCILES PARA EL MUNDO Y EL DEPORTE

Por Carlos F.Ramírez

A menos que algo inesperado ocurra, el futuro del futbol mundial es difícil de anticipar.
Una vez más, el mundo está afectado por problemas políticos entre Estados Unidos, Rusia y otras naciones llamadas "poderosas".  Como ejemplo, es evidente que el retiro de Gran Bretaña de la Unión Europea es un golpe que provocara crisis difíciles de anticipar y resolver, no solo en el deporte internacional, sobre todo porque casi todos de quienes lo practican, están bien lejos de ser "amateurs" y que, juntos, afectan mucho el pensamiento y modo de vida de las poblaciones.

 Y para colmo, los gobiernos de muchas naciones están en plan de discutir y comandar, lo que nunca resolverá problemas de todo tipo.  Así como se intentó unir a Europa o crear una América unida, la realidad ha sido que es difícil (y a veces imposible) unir criterios, religiones y ritmo de vidas con la diversidad que hay en los países del mundo actual (religión costumbre, riquezas y pobrezas).
Por ello, es difícil decir cómo esta situación política influirá en el futbol internacional.  Va a afectar torneos y Copas tanto del Mundo como otras; y si llega a ocurrir, - Dios no lo permita - cualquier guerra mundial, grande o pequeña serviría como antes para afectar, limitar y hasta interrumpir juegos olímpicos, copas del mundo y otras manifestaciones del deporte.

No cabe duda que la política mal aplicada, siempre ha sido un obstáculo para el deporte en general.  En mucho contribuye el hecho de que para bien o para mal, los colores y nombre de las "Patrias" están íntimamente ligados con la celebración de eventos deportivos internacionales; tales como "campeonatos mundiales" y “juegos olímpicos".   Basta recordar que durante la II Guerra Mundial (1939-1945) no hubo manera de organizar, ni copas del mundo, ni Juegos Olímpicos.
Además, nos guste o no, el deporte se ha profesionalizado tanto que las selecciones de cada nación se mueven con dinero sustentado entre los límites de sus relaciones políticas; lo cual afecta la autorización y el dinero que se invierte en ligas y selecciones nacionales, que compiten en torneos internacionales, que como han llegado a verse, más que enfrentamiento deportivo, como uno entre naciones (como si fuera una guerra).

No tengo la menor duda que a menos que aparezca mentalidad civilizada, individuos preparados como líderes de naciones, que apliquen sentido común y se alejen del asesinato y dominación de los valores humanos (que es la característica de cualquier guerra), el futuro no solo del deporte sino de las naciones, está en una balanza muy delicada.  Ojalá el Creador los inspire y les recuerde que las dos horrendas guerras mundiales del Siglo XX, sirvieron no para unir a las naciones del mundo, sino para separarlas, además de destruir los valores principales de los países: la protección y mejoramiento de la vida de sus seres humanos, sin distinción de edades o sexos.

Recuerden que la última Guerra Mundial que se gestó y duro más de una década, destruyo millones de seres inocentes, niños y jóvenes, deportistas e intelectuales; de docenas de naciones, que luego tuvieron que revivir y reconstruir todo lo que perdieron, sin deberla ni temerla (sobre todo sus valores juveniles); y las consecuencias negativas duraron un periodo de tiempo más largo de lo que la guerra duró.   


La Paz Mundial es obligación de todas las naciones...y el deporte debe cooperar para lograrla.