jueves, 30 de enero de 2014


EL FUTBOL MEXICANO EN EL EXTRANJERO

(Segunda Parte)

 

Por Carlos F.Ramírez

 

Fue un miércoles 30 de mayo de 1928 cuando unas 6,000 personas en el estadio “Oude” de Amsterdam, Holanda, fueron testigos de la presentación internacional del fútbol mexicano en el más importante  torneo internacional del fútbol de aquellos tiempos: el torneo olímpico.   Por cierto que la prensa local había hablado de que los mexicanos eran “bigotones” (¡la fama que dejaron Zapata y Pancho Villa!) y vaya sorpresa cuando vieron que la mayoría no tenía bigotes.

 

Pero enfrentaron ni mas ni menos que a España, la de Vallana y Quincoces, de “Gamborena” y “Kiriki”, y (sin olvidar al gran  “Corzo” Luis Regueiro). 

No hubo sorpresas y  a los 12 minutos precisamente fué el “Corzo” Luis Regueiro quien  abrió el marcador; antes que terminara el primer tiempo, España ganaba

3-0.  En la segunda parte los españoles anotaron cuatro más; y lo que se ha dado en llamar el “gol de la consolación” – es difícil decir que con un 7-0 en contra haya consolación alguna, - Juan Carreño, el inolvidable “Trompito” del Atlante, anotó el único gol de México.

 

Esa era eliminación automática, pero había en esos días en los Juegos Olímpicos, lo que llamaban “Torneo de Consolación” para los equipos eliminados en su primer partido.  Nos tocó enfrentar a Chile, quien  había sido eliminado por Portugal  4-2.  Los chilenos jugaron el 5 de junio de 1928 en Arnhem, Holanda contra México, y en menos de diez minutos ganaban 2-0; al final triunfaron, pero no sin que antes  Ernesto Sota había acercado al equipo mexicano  1-2; y  faltando 4 minutos por jugarse,  uno de los ases del fútbol chileno, Subiabre Astorga anotó por segunda vez.;  eso definió el resultado final (1-3) de la primera aventura europea del fútbol mexicano.

 

Era costumbre que para justificar el largo viaje, se jugaran partidos “amistosos” con equipos de club del Continente Europeo.    Pero me supongo que en esta ocasión sirvieron para pagar con creces el viaje:  ¡ni más ni menos que 12 partidos contra clubes de  Alemania, Bélgica, Suiza y Holanda !  2 victorias y 3 empates no pudieron balancear las siete derrotas de esa jira, pero a fin de cuentas el viaje resultó económicamente fructífero para el fútbol mexicano, y  despertó curiosidad en el Viejo Continente.

Las únicas victorias fueron 2-1 contra el Utrecht de Holanda y 3-2 a un equipo de segunda division alemana, el Umania.  Y los empates,  en Suiza con el Nordstern; y en Alemania,  con el Stuttgart  y con la  Selección Mannheim-Judigshfen.

Para la primera gira europea de un fútbol hasta entonces desconocido, no estuvo mal el viaje, ¿no les parece?       

 
Estadio Ouden de Ámsterdam en donde México hizo su debut internacional.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario